Regalos de empresa: utilidad, nuevas tendencias y normativa

En los negocios, nada es más importante para una empresa que la relación con sus socios. Ya sea con clientes, proveedores o cualquier otro colaborador, es vital para cualquier empresa consolidar los vínculos entre ella y los distintos actores con los que colabora. Todas las empresas de éxito utilizan las relaciones con sus socios como palanca de prosperidad. Su mayor secreto es el reconocimiento que dan a sus socios de forma ocasional o periódica. Por simple que parezca, el regalo de empresa es una herramienta eficaz para reforzar la relación empresa/socio. Demuestra cierta consideración y refuerza los vínculos entre las partes.

Los regalos de empresa, ¿una herramienta de marketing?

Más allá del papel de consolidación de la relación con el socio, los regalos de empresa son una herramienta de marketing muy potente. Algunas empresas ofrecen un regalo de empresa a los clientes en cuanto realizan su primera compra. Esta forma de proceder pretende incitarles a volver cuanto antes para una próxima compra. Esta estrategia suele funcionar muy bien y atrae a nuevos clientes para la empresa. Otros acompañan las ventas promocionales con regalos de empresa. El objetivo suele ser dar a conocer un nuevo producto o relanzar la venta de un antiguo producto en el mercado.

Si el regalo ofrecido es interesante, es posible que nuevas personas compren el producto o utilicen el servicio. Es entonces cuando descubren las ventajas, a veces insospechadas, del producto o servicio en cuestión y se fidelizan fácilmente a la empresa. Tampoco es raro que las empresas ofrezcan el mismo producto vendido como regalo de empresa a un cliente después de una compra. La expresión generalmente utilizada para este fin es “uno comprado, uno ofrecido”. También es una estrategia de marketing que permite dar a conocer un nuevo producto lo antes posible. Sin embargo, no es compatible con todos los productos. En cualquier caso, los regalos de empresa siguen siendo una herramienta de marketing muy eficaz para las empresas. Le permiten inculcar su marca en el subconsciente de sus clientes para conseguir que la conviertan en su única referencia.

Regalos de empresa y relaciones con los clientes

Un buen regalo de empresa enviado a un cliente deja una buena impresión en la empresa. Este último no tendrá ninguna dificultad en proponer los servicios o productos de esta empresa a su alrededor. La reputación de la empresa se ve así incrementada por sus propios clientes, lo que la eleva por encima de cualquier situación competitiva. También es una forma de mostrar su gratitud a un cliente por su adhesión a su marca.

¿Qué puede ser más sencillo que un regalo de empresa para mantener a un gran cliente? Como el mercado es cada vez más competitivo, no es cuestión de dejar escapar a un cliente importante. Además de los descuentos, rebajas y otras formas de reducción en las compras, es importante planificar los gadgets para ofrecerlos como muestra de reconocimiento y consideración. Hoy es posible personalizar todo tipo de regalos y objetos a través de plataformas especializadas.

Un regalo personalizado da más estima a la empresa al cliente que lleva su marca a todas partes.

La diferencia entre un artículo promocional y un regalo de empresa

El objetivo principal del regalo empresarial no es la publicidad. Aunque puede ayudar a promocionar tu marca, debes tener en cuenta que primero quieres crear una relación comercial profunda entre tú y tu socio. Recibir su regalo debe hacer que su socio se sienta orgulloso de estar en su empresa, que se sienta valorado y agradecido. Este no es necesariamente el mismo objetivo que persigue el objeto publicitario. La publicidad es algo totalmente distinto. A veces, para ser muy eficaz, es aconsejable sorprender a la pareja. Que reciban su regalo en el momento en que menos lo esperan.

¿Qué regalos para sus clientes?

Dada la importancia del regalo de empresa y todo lo que puede aportar como ventaja a su empresa, es aconsejable optar por algo simbólico. Para que tenga todo su sentido, es importante que este regalo cumpla ciertos requisitos.

En primer lugar, debe asegurarse de que lo que ofrece es de marca. Esto imprimirá su marca en el subconsciente del cliente. Cada vez que lo usen o lo miren, pensarán en su empresa. Además, su regalo debe ser capaz de complacer al destinatario y, para aumentar este placer, es aconsejable personalizarlo. Sin embargo, no hay que invertir una cantidad desmesurada de dinero en regalos de empresa a riesgo de arruinarse. Hay muchos regalos más pequeños y menos costosos, pero muy significativos, que puedes dar y crear una sensación de placer en el cliente sin gastar demasiado. Encuentre el equilibrio adecuado para no hacer un regalo demasiado lujoso o demasiado barato que desacredite a su empresa. Aquí tienes algunas sugerencias de regalos de empresa que puedes hacer a tus socios.

Regalos de arte: estatuillas o cuadros de arte

  • Artículos de alta tecnología personalizables: lámparas de escritorio que funcionan con energía solar, teléfonos o incluso fundas para teléfonos
  • Bolsas de viaje (para empresas de este ámbito de actividad)
  • Estas son solo algunas de las muchas sugerencias, también puede observar lo que sus competidores ofrecen a sus clientes y añadir un toque de innovación.

Regalos de empresa y fiscalidad

Aunque se trata de un regalo, no hay una exención total de impuestos. Sin embargo, la tributación de los regalos empresariales es especial. Para poder considerar la posibilidad de no pagar impuestos por un regalo de empresa, el valor del regalo no debe superar los 69 euros, impuestos incluidos. De lo contrario, su empresa tendrá que pagar el IVA.

En definitiva, los regalos de empresa son una forma eficaz de establecer relaciones sólidas con los socios. Una empresa que los ofrece suele tener éxito y se distingue de la competencia contra toda expectativa. Pero es importante saber qué regalar a un socio, porque un regalo de empresa revela la reputación de la compañía. También es importante no ir más allá de las propias posibilidades intentando dar en exceso. También es importante tener en cuenta que un regalo empresarial de valor demasiado elevado conlleva una tributación.

Artículos relacionados